lunes, 23 de julio de 2007

Nuevos Horizontes


¿Soy consciente de lo que vale la vida? ¿De lo que sucede a mi alrededor? ¿Valoro lo suficiente todo cuanto tengo o me ciño a lo que me conviene? La tranquilidad que me invade puede ser como una astro de fugaz movimiento, que desaparezca como el humo, pero, ¿podré decir que he aprovechado todo momento de mi actual situación? Seguro que mi condición de simple mortal me hará recordar que nunca es suficiente, que nunca estamos satisfechos, pero que aveces por mas que saltemos no llegamos a coger el sol con las manos, pero sigo intentándolo porque no soy pesimista, sé que llegará días de una seguridad sublime . Siempre tendré sed, una insaciable sed que no se quitará...Estoy aquí con los brazos abiertos, dispuesto a sentir las gotas de lluvia y que resbalen en mi cara, recordándome que estoy vivo, que soy capaz de sentir el frío agotador y el calor sofocante.
Estoy aquí dispuesto a todo lo bueno que tenga que ofrecerme la vida a no quedarme inmóvil ante todo lo que tenga que enfrentar. Basta de conformismo, basta de días vacíos
Voy a vivir, lo haré por mi mismo, porque tengo la intención de derribar cualquier puerta que se cierre ante mi y evitar que no me frustren mis sueños.

No hay comentarios: