lunes, 25 de julio de 2011

mi razón no tiene la razón

Mirando hacia atrás hacia el pasado lejano y cercano, me doy cuenta de lo que pudo ser y de lo que ha sido. Ahora cuando tengo tiempo de ponderar todo, es cuando de un golpe me doy cuenta de las cosas que he perdido y ganado por dejar algunas u otras en el camino. Me quejo de muchas decisiones lógicamente, de otras no. Pero ahora que puedo ver las cosas como si de un espectador se tratase y veo todo el juego con la mente en frío siento que hay algo que falla. Hoy por hoy, en el amor, ¿cuál es mi problema? ¿porqué algunas cosas que creía superadas vuelven como si fueran un bumerán? ¿porqué vuelven viejos fantasmas, y porque siento el corazón dividido?
Y de nada sirve buscar en mí mismo las soluciones precisamente porque yo he sido el que creía que con sus decisiones estaba eligiendo bien. Y el que al parecer se ha engañado a sí mismo, por no escuchar bien a la razón. Cuando discutía por dentro siempre ganaba el niño caprichoso que está aun despierto.

No hay comentarios: