viernes, 7 de mayo de 2010

Perdonar es de sabios

Hoy por hoy... creo que no guardo nada malo sobre nadie... la gente que en algún momento tuvo las claras intenciones de perjudicarme demostraron cómo eran en verdad y me enseñaron a ir con pies de plomo por la vida, me enseñaron que no todo lo que brilla es oro y que perdonar es de sabios. ¿Porqué perdonar? porque como he dicho antes, perdonar te libera también a ti, aunque no tengas la culpa de nada. Porque en la medida que perdones serás perdonado. No digo que perdone por interés a ser perdonado en un futuro, cuando sea yo el que meta la pata. De hecho cuando llego a perdonar, lo hago de corazón. Eso sí, perdono pero perdono pidiendo respuestas, esas que llegan cuando te causan daño. Además, a media que pasa el tiempo, maduras y creces interiormente, te das cuenta que es mejor perdonar y no tener el alma envenenada con rencores que no te llevan a nada bueno. Y el que te hace daño, pierde más que tú a la larga.

No hay comentarios: