miércoles, 14 de abril de 2010

La mejor arma

Creo que al final...es mejor perdonar... no sólo porque parece que las cosas se van evaporando, si no porque te libera. No sólo al que perdonas, si no a ti mismo. Es como decir unas palabras mágicas y cuando te quieres dar cuenta, las cosas cambian. Y eres capaz de dibujar sonrisas, donde había lágrimas, incluso en ti mismo.

No hay comentarios: