viernes, 5 de marzo de 2010

Poseso

Saber que escribir no sirve dfe nada porque no te va a traer a mi lado otra vez y saber que a pesar de esto no puedo dejar de escribier, es horrible.
Escribir, escribir una y otra vez, sin dejar de hacerlo, sin que la mente me de tregua como una especie de autómata. Como bajo un hechizo, intentando llorar no sólo con los ojos, si no a través del bolígrafo entre mis dedos. Y no llegar a ningún sitio y esto no ayuda para nada, es sólo escribir y escribir, y sentir lo mismo que sentía cuando escribí la primera palabra pero sin ganas de dejarlo. Y no sentir satisfacción al saber que dentro de pocos minutos voy a dejar de agitar el bolígrafo ejerciendo presión sobre este papel que parece aguantar todo. Me que he quedado como al principio...
Es la primera vez que escribir parece que no tiene el efecto esperado.
Qué triste es saber que sólo me detengo para corregir lo que me equivoco. Y cuando a continuación me detengo para poner punto final, me dejará igual que al principio, las mismas sensaciones se quedan aquí dentro sin poder salir y dejarme tranquilo
Como noto que esto hoy no surte efecto; me detengo aquí...(ENERO 2010)

No hay comentarios: