jueves, 21 de enero de 2010

La impotencia de decirte algo tan simple

Hay tanta impotencia dentro de mí que me amarga a ratos. Siento la incapacidad apoderarse de mí. Siento la ineptitud que no me deja demostrar todo lo que dentro de mí está. No puedo usar el arma valiosa de las palabras. No soy capaz de decir todo lo que me hace sentir pensar en tu cara, en tu mirada o esa manera tan personal que tienes de ser tú. La maravillosa simplicidad de tu sonrisa y la forma que tiene tu ausencia de estar presente por las noches.

¡Qué difíciles son las noches!

En tu recuerdo encuentro el dolor y el amor a la vez. En tu recuerdo encuentro la paz y la calma que tanto busqué pero también la inquietud que está aquí cuando tú no estás.
Y tú lejanía me trae lágrimas que cada vez pesan más en mis ojos. Tu lejanía...
Nuestra distancia no es sinónimo de mi alegría.
Cada línea que escribo se queda corta y no acierta en lo que quiero decir. Están un poco vacías y es mi culpa por no usarlas correctamente.


¿Cómo explicar la magnitud de lo que siento?¿Cómo explicar todo lo que supone estos sentimientos que de vez en cuando siento que me devoran?


Lo único que puedo hacer ahora mismo es decirte una vez más: te quiero...

2 comentarios:

Camino al Sol dijo...

El amor...el amor es tan difícil y tan hermoso a la vez. Es aquel algo que no tiene explicación por mucho que busquemos encontrar palabras. Y es tan traicionero, te somete a tantas pruebas y lo bueno o lo malo de ellas es que sabemos lo que sentimos de verdad...

FRODILLO dijo...

Maravillosas palabras, tu corazon fluye y se entrega....me alegra tu estado y tu felicidad. Un abrazo.