miércoles, 13 de agosto de 2008

Sorprendente amor

Ha sido un viaje con buenos resultados. Después de todo, me desarmó tanto cariño espontáneo mostrado. Muchas veces me mordí la lengua para no decir lo mucho que me gustaba alguna caricia no anunciada, y los dos "te quiero" improvisados y sorprendentes que escuché. Ni que decir del beso que fue pedido al despedirme. La verdad es que he sido engañado por teléfono, porque cara a cara, todo fue inmejorablemente mejor. Prometo que pondré todo lo que esté al alcance de mi mano para que esto vaya como hasta ahora, e incluso mejor. La vida así, sí que tiene sentido. Gracias por brindarme esa sábana con un extra de calor.
Te quiero...

No hay comentarios: