lunes, 14 de abril de 2008

Mañana, ya veremos

Rápido, corre! Que no te importen las hojas secas que vas pisando mientras avanzas.
¡Pero no dio tiempo!Perdió, nunca es suficiente. Siempre hay algo que obstaculiza.

¡Qué pena!

Bueno, no pasa nada, si hay algo que has aprendido es a ser perseverante. No importa el camino o la cuesta que te toque, siempre lo intentas.

Aunque te marques un itinerario que por una u otra razón no se cumpla, tú siempre vuelves a planearlo.

Quizá para la próxima amigo, no desespero. Estoy contigo

No hay comentarios: