lunes, 23 de julio de 2007

Otra forma de ser libre


Siempre creí que la libertad caminaba de la mano de la soledad. Que el tener a alguien a mi lado implicaba unas alas cortadas. Siempre lo consideré como una máxima a seguir.

Y allí estaba yo, un poco sometido, pendiente de no fallar, intentando no causar decepciones. Su libertad se convertía en mía y me conformaba con ello. Para mí no era una tontería. Era amor sincero. No había espacio para sentirme atrapado , si para sentirme cegado. Era un acuerdo interno donde participaba únicamente yo. Yo era consciente de lo que pasaba y me llenaba de felicidad, el aportar más de lo que realmente recibía me llenaba de satisfacción. Eran momentos de auntentica utopía.

Pero no era así.

Contigo me he dado cuenta de que teniendo alguien a mi lado, puedo ser tan libre como antes. Soy yo mismo, contigo no me da miedo cometer errores, no me da miedo tropezar, contigo hay oportunidades de volver a intentarlo. Ya no hay miedos de imperfección. El quererte me hace cada vez mejor.
Ya no tengo que caminar en la cuerda floja de la incertidumbre. Hay seguridad plena de lo que siento y de lo que sientes. Tú eres otra forma de libertad. Es alzar el vuelo y aterrizar seguro.

Contigo no tengo cielos nublados y te quiero dar las gracias.

No hay comentarios: