lunes, 23 de julio de 2007

Mi sabor de junio


El sabor de la media noche, ¡Qué sereno reencuentro con mi alma! Silencio solemne y embriagador roto solamente con el tenue sonido de mis pensamiento e ideas. Pequeñas luces a la espera de salir convertidas en una realidad.
La caricia del verano ya se siente por doquier, y con él un conjunto de "hasta luegos" se han ido quemando a través del viento. Bendito y maldito junio que anunciabas lo fugaz de esta felicidad. Dulce y agrio a la vez.
Como hiel te apoderaste de mi dándome el sabor amargo de la despedida.
Me sigo quedando con el mismo día aunque pase el resto a mis espaldas, seguirá lloviendo aquella fecha sobre mi. Recordado y añorado día.
Aunque me quede seco y agrietado de llanto y en mi alma ya no se encuentre la fertilidad de otros tiempos, seguiré esperando mas atardeceres.
El tiempo no esconde su cara y cada día la espera se acaba, mientras tanto yo sigo anclado a esta medianoche que no amanece...

No hay comentarios: