lunes, 23 de julio de 2007

Mi expresión de un "te quiero"


Y llegaste tú, como una ola de viento inesperada, esa sensación que te hace despertar de la distracción en la que estás inmerso.

Y llegaste tú, de nuevo a ofrecer luz sin pretensiones, sin obstáculos...

Y llegaste tú, capaz de hacerme constatar lo mas profundo de mi ser, de aclarar muchas dudas y plantearme nuevas.

Y llegaste tú sin adornos, sin falso ropaje.

Has sabido hacer mucho en mi vida con tan poco, has llegado en el preciso momento, ¡tú tan oportuno acontecimiento!

Las palabras no son las adecuadas, ni la medida exacta de lo que siento. Se pueden ir con el viento y desaparecer con la lluvia... confundirse en el cielo y mezclarse con el humo, no así lo que intento expresar.

Y cambiaste mi forma de observar y mi forma de analizar, mi forma de captar y mi forma de desear.

El dolor ya no es fruto del desamor, el dolor se ha vuelto dulce, una dulce espera. Sólo tengo que cerrar mis ojos, encerrarme en mi, tocarte de nuevo y saber que eres real.

Y llegaste tú, y agradezco tu simplicidad, tu innata sencillez, ajena a oscuras intenciones, que se apodera de mis sentimientos.

Y no quiero llorar, pero lo hago, me quiero ahogar en mi dolor, quiero acabar con este vacío y llenarlo contigo. ¡Efímero dolor que pronto te irás para no volver!

Y llegaste tú, y al destino le debo mi alegría y quiero secar mis lágrimas contenidas en emoción, ejugarme el llanto con tu presencia y decirlo todo con un beso, el calor de un abrazo o la expresión de un "te quiero"

El tiempo juega a mi favor, se ha aliado conmigo y me lleva hacia ti. Sin ti mi camino no tiene rumbo, sin sentido estaría y no tendría destino.

Apareciste para ser un "Hola" y no un "Adiós"

TE QUIERO

No hay comentarios: